A

El Diseño en España

 

  La demanda de DISEÑO
La oferta de DISEÑO
La oferta de DISEÑO DE PRODUCTO
Los centros de promoción de diseño
Medidas de apoyo al sector

 

 

 

 


 

F

indice

Introducción



El diseño en España tuvo un auge espectacular a lo largo de los años 80, que probablemente condujo a una cierta banalización del propio concepto y a una desinformación social sobre su significado e importancia. Al no iniciado le llegaba la imagen distorsionada de un diseño entre frívolo y artístico, y en todo caso bastante superfluo y prescindible.

Esa explosión del diseño en España tuvo su declive a principios de los 90. La crisis del 92-93 marcó fuertemente el sector porque enfrentó a muchos estudios a estructuras sobredimensionadas, frente a una demanda que, al no haber interiorizado la importancia de la función de diseño en su negocio, lo consideraba un gasto, no una inversión, y por tanto, una de las primeras actividades a suprimir para afrontar la recesión.

Tras ese periodo de crisis y depuración, han ido quedando los diseñadores más organizados, que son los que forman la parte más consolidada de la oferta de diseño en España.

Entre tanto, la empresa española ha avanzado poco en la integración del diseño en su actividad cotidiana. Todavía no se ve el diseño como parte fundamental en la competitividad de las empresas. Por eso sigue siendo necesaria una labor educativa entre el empresariado español.

En este proceso de cambio de evolución y profesionalización de la actividad, los centros de promoción del diseño han jugado un papel decisivo, tanto a través de estrategias para incentivar la demanda (premios de diseño, subvenciones, acciones de promoción, etc.) como crear y mejorar la oferta (programas de formación y titulación de diseñadores).




F

indice


Demanda de servicios de diseño




Algunos empresarios españoles tienen todavía una percepción del diseño distorsionada, y tiende a verlo desde su componente menos útil, la artística. Esta visión lo hace poco compatible con el pragmatismo con que se debe gestionar una empresa. En consecuencia, suelen ser las grandes empresas y corporaciones las que contratan con regularidad diseño externo, porque han integrado más tempranamente el desarrollo de productos en su gestión (por ejemplo FAGOR, AZKOYEN, SOLAC, UFESA, SUNRISE MEDIACAL, para mencionar solo algunos)

En una encuesta realizada entre 3% empresas de todo tipo de sectores, se pudo comprobar como una mayoría muy amplia de las medianas y pequeñas empresas españolas no contratan diseño porque, según manifestación de sus responsables, no lo ven útil para su negocio, no lo necesitan o, simplemente, no se lo han planteado nunca. Vale comentar que son precisamente estas las empresas que más problemas tienen desde la entrada de España en el merado común europeo.

Las que se han decidido a hacerlo ha sido al observar cómo un competidor ha mejorado su identidad y penetración en el mercado tras incorporar innovaciones en el diseño de su imagen o sus productos. De ahí la importancia de intensificar desde las administraciones públicas, políticas activas de promoción del diseño entre las empresas del país.

La calidad de servicio de los diseñadores españoles es alta, sobre todo en las facetas más innovadoras y creativas, aunque cuentan con menores medios técnicos que los competidores europeos. Las empresas consideran que muchos diseñadores adolecen de formación empresarial para entender los problemas y condicionantes de sus clientes, así como una mayor especialización sectorial.



F

indice

La oferta del sector DISEÑO

 

 

El sector de servicios de diseño en España ocupa a un colectivo de unas 4.200 empresas, estudios y autónomos, con cerca de 20.000 diseñadores profesionales. Los subsectores de esta oferta se distribuyen de la siguiente manera:

diseño de producto 12 %
diseño gráfico 30 %
diseño interiores 32 %
diseño de moda 9 %
multisectorial (mixtos) 14 %
otros 3 %



La facturación del sector ronda los 136.000 millones de pesetas (820 Millones US$)
Un gabinete medio de diseño tiene entre cuatro y cinco diseñadores y factura 50 millones de pesetas (300.000 US$) al año por servicios de diseño. Cuentan con unos gastos de estructura pequeños: alquiler de local, secretaria y material de oficina y sueldos, siendo el último ítem su gasto más alto.

Esta fuerte atomización es generalizada - existen numerosos diseñadores free-lance y muy pocos estudios con una plantilla superior a 15-20 personas. Esta estructura del sector es habitual en el resto de Europa, salvo en tres países: Gran Bretaña, Alemania e Italia, que cuentan con estudios de diseño más grandes y estructurados (hasta 200 personas), que les permite tener una actividad exportadora muy relevante.

Los estudios de diseño más importantes en España están en Barcelona. Madrid y el País Vasco (siendo el último la región de mayor crecimiento en este subsector desde la creación del Centro de Diseño de Bilbao en 1985)

Los estudios de diseño españoles trabajan fundamentalmente en el ámbito local. Los contratos se adquieren mediante contactos personales del titular del estudio, y el grado de fidelidad cliente - diseñador es muy alto. En muy pocos casos se da la figura del comercial, y existen sólo algunos estudios con delegaciones en puntos diferentes de la geografía.

Sólo se exporta en casos puntuales. La cifra de exportación del sector se ha estimado por debajo de los 1.000 millones de peseta (6 Millones US$)

La falta de dimensión hace que el nivel de incorporación de nuevas tecnologías no sea alto, aunque existe la posibilidad de complementar los medios internos con la colaboración de centros públicos de investigación que ponen al alcance del diseñador, a un costo asequible, equipos de prototipado rápido, maquinaria CAD/CAM, software de patronaje, maquinaria de ensayos a la fatiga, etc.

Es de destacar la baja penetración de los diseñadores gráficos en el boyante mercado del desarrollo de páginas web. Es un mercado copado por los informáticos, aunque se están observando joint-ventures entre empresas de informática y diseñadores para recuperar el terreno perdido.

El principal déficit de los estudios de diseño es su escasa orientación empresarial. Apenas existe la figura del gerente no-diseñador, y la mayoría de los diseñadores entrevistados son reacios a plantear estrategias de crecimiento a medio plazo por el miedo de perder el control creativo de los proyectos y por la incertidumbre sobre el futuro.

 

 

F

indice


La oferta del subsector DISEÑO DE PRODUCTO


El diseñador industrial presta servicios profesionales de colaboración con empresas industriales en el desarrollo de nuevos productos o el rediseño de productos obsoletos. El diseño de producto se concibe como una asistencia integral en el proceso de creación para que el producto se adapte al mercado, tenga cualidades estéticas que Ie hagan sobresalir entre la competencia, sea ergonómico, esté adecuadamente configurado en cuanto a su estructura básica y forma de construcción y sea innovador en la concepción de las soluciones funcionales y formales que aporte. En principio, el cliente objetivo es la empresa con producto propio.

Características de los gabinetes de servicios
de diseño de producto

 

número de gabinetes 518
tamaño de gabinetes 48% autónomos 33% profesionales con estudio propio 19% empresas de servicio + grandes
número medio de empleados 7,9 (personal fijo) 3,9 (colaboradores)
volumen de ventas 1999 28.200 Millones de Pesetas (16 Millones US$)
actividad por sectores mobiliario 34 %
iluminación 9 %
hogar, oficina 7 %
automoción 6 %
elctrodoméstico 6 %
bienes de equípo 5 %
equipamiento urbano 5%
juguetes 3%
herramientas 2 %
otros 23 %

 



Debilidades



• En ocasiones, la falta de especialización sectorial de los diseñadores hace que el fabricante vea al diseñador como un extraño que no comprende sus necesidades. Esta carencia implica que el fabricante tenga que explicar al diseñador las particularidades del sector, los métodos de fabricación, etc., con la consiguiente pérdida de tiempo.

• El diseñador de producto históricamente ha tenido una educación orientada a lo creativo enfocando mucho su trabajo a los aspectos estéticos, relegando a un segundo plano los aspectos técnicos y de fabricación que son muy valorados por el fabricante.

• La baja consideración de las ingenierías hacia el diseñador (ven solo su parte de artista), dificulta enormemente la colaboración entre ambos. Esta visión parcial del trabajo del diseñador hace que no se IEE tenga en cuenta a lo largo de todo el proceso de desarrollo del producto, involucrándole solo en los aspectos mas superficiales del mismo

• El trabajar con royalties supone para el diseñador una autofinanciación que en muchas ocasiones, no puede afrontar por el largo período que se produce desde que se comienza el proyecto hasta que el producto sale al mercado. Por otra parte, al estar supeditado el cobro a la venta del producto, los futuros ingresos dependen, en gran medida, de la gestión del empresario. A esto se añade la dificultad que tiene el diseñador para controlar las ventas que se producen realmente.

• La larga tramitación y el elevado coste de las patentes hace que muy pocos diseños se patenten y, por lo tanto, que no se pueda emprender ninguna acción legal contra las copias.



Fortalezas

 

• Larga experiencia profesional y alto grado de fidelización por parte de los clientes.

• Existencia de importante demanda en sectores de gran consumo (mobiliario, iluminación, pequeño electrodoméstico, etc.), en los que el factor estético juega un papel importante. Este factor está muy valorado en los diseñadores españoles.

• Presencia de varios centros tecnológicos equipados con sofisticados aparatos (prototipado rápido), a los que puede acudir para mejorar su formación técnica

• Buena relación calidad-precio, que hace que sea competitivo con estudios extranjeros que operan en el mercado nacional.




Amenazas



• Pocas empresas industriales con producto propio, lo que hace que los procesos de innovación y desarrollo de nuevos productos sean muy escasos. El industrial español tiende mucho a la copia.

• Elevado intrusismo de las ingenierías en el mercado que, careciendo de conceptos de diseño, ofrecen sus servicios en la parte más técnica y de fabricación.

• Escasa cultura de diseño entre el industrial español y entre los responsables de las áreas técnico productivas de la empresa. Todavía hay poca conciencia de la incidencia del diseño en la competitividad del producto. Aspectos tales como funcionalidad, reducción de costes, mejora de los procesos de fabricación, etc., no están ligados a los servicios de diseño.




Oportunidades



• las nuevas tecnologías permiten al diseñador no tener que ser especialista en aspectos muy técnicos (cálculo de estructuras, resistencia de los materiales), ya que el mercado ofrece programas muy específicos para resolver estos cálculos. el software existente abre nuevas posibilidades de diseño para algunos productos, como por ejemplo el plástico.

• Las nuevas tecnologías permiten reducciones de tiempos y costes en el sector muy importantes.

• Colaboración con los departamentos de ingenierías durante todo el proceso de desarrollo de producto.

• Utilización de las nuevas tecnologías para reducir las barreras geográficas

 

 


Fórmulas de contratación y pago de servicios





Más del 85% de los empresarios acuden siempre al mismo diseñador. Por la relación de confianza que se establece entre ambos, la forma de contratación es a través de encargos directos del cliente (72% de los casos)

La alternativa de acudir a formulas abiertas de contratación es una práctica poco utilizada por el diseñador.

Lo habitual del sector es pagar al diseñador un precio cerrado fijado de antemano en base a unos honorarios / horas.

La formula llave en mano sólo se utiliza por el 15% de las empresas consumidoras y generalmente está reservada para los grandes proyectos.

Los royalties, como ya comentado anteriormente, sólo se utilizan en el 10% de los casos. Además, hay que resaltar que se suele combinar esta fórmula con otras más fijas, mediante adelantos o anticipos de una cantidad fija e independiente de las futuras ventas.

 

 

F

indice



Centros de Promoción de Diseño



En nueve Comunidades Autónomas existen centros públicos o departamentos espe-cializados en la promoción del diseño. Además existe un centro de ámbito estatal, la Sociedad Estatal para e! Desarrollo del Diseño y la lnnovación, DDI.

Estos centros basan sus actividades en dos ámbitos: apoyo al colectivo de diseñadores de la región y promoción y difusión entre las empresas para que contraten más servicios externos de diseño.

Desde 1996, todos estos centros están agrupados en la Federación Española de Entidades de Promoción de Diseño (FEEPD)

 

Federación Española de Entidades de Promoción de Diseno (FEEPD)


compuesta por:
DDI Sociedad Estatal para el Desarrollo del Diseño y !a Innovación, del Ministerio de Economía (Presidencia Federacion).
IMPIVA instituto de Ia Pequeña y Mediana Industria, de la Comunidad Valenciana
BCD Barcelona Centre de Disseny.
CADI Centro Aragones de Diseño Industrial, de la Diputación General de Aragon.
CIS Diseño y Tecnología, dependiente de la Xunta de Galicia.
DZ Centre de Diseño, de la Diputación Foral de Vizcaya.
IDI Institut d'lnnovacio Empresarial del Govern de les Illes Balears.
IFR Instituto de Fomento Regional de Asturias, del Principado de Asturias.
SADIEL S.A. Sociedad Andaluza para el Desarrollo de la Informática y Electrónica.
CCDI Centre Canario de Diseño Integrado perteneciente al Instituto Tecnológico de Canarias, S,A.


 

 

F

indice



Medidas de apoyo al sector

 

 

El Estudio Estratégico de la Federación Española de Entldades de Promoción de Diseño (FEEPD) propone tres líneas de actuación para mejorar la competitividad del sector, con medidas que habrá que ir desarrollando en el futuro:


Formación y concienciación de la demandad



• Acciones conjuntas con asociaciones sectoriales de promoción, y presentación de proyectos de éxito.
• Promoción y difusión de los premios otorgados a las empresas que han mejorado su competitividad con la incorporación del diseño.
• Sesiones formativas en escuelas de negocio.
• lnvestigación sobre herramientas de medición de la contribución del diseño a la ge-neración de valor en la empresa.
• Subvención a la contratación de diseño exierno.
• Asistencia técnica en el proceso de contratación y seguimiento de diseño externo (vía asesor independiente, manual de contratación, etc.).
• Subvenciones para la incorporación de becarios o diseñadores noveles en plantilla.
• Acciones de sensibilización en los medios para que el diseño no aparezca en las páginas de cultura y se incorpore a las de economía.
• Participación en ferias sectoriales, donde diseñadores especialistas pueden pre-sentar sus aportaciones al sector.
• Dar a conocer a las empresas y asociaciones sectoriales la oferta de diseñadores.

 

 

Fuente: Estudio Estratégico de la Federación Española de Entidades de Promoción de Diseño (FEEPD)


 

Fomento de la cultura del diseño en la sociedad

 

 

• lntroducción de conceptos de educación formal y diseño en la enseñanza básica.
• Campañas publicitarias sobre las aportaciones intangibles del buen diseño.
• Realización de ferias que recojan, a nivel provincial o autonómico, las acciones de empresas y diseñadores en el campo del diseño.

 

Fuente: Estudio Estratégico de la Federación Española de Entidades de Promoción de Diseño (FEEPD)


 

Acciones de mejora de la oferta de diseño

 

Se destacan dos medidas:

 

Formación empresarial del diseñador
 
• Apoyo a la asistencia de diseñadores a cursos de formación empresarial en escuelas de negocio.
• Potenciación de las enseñanzas empresariales en la formación básica del diseñador.
• Creación de programas de formación en gestión específicos para diseñadores
• Creación de un manual de organización y gestión para empresas y estudios de diseño.

 

 

Acciones genéricas de mejora de la oferta
 
• Fomento de la especialización sectorial.
• Becas para la realización de trabajos, prácticas o formación en el extranjero.
• Formación en nuevas tecnologías (con especial énfasis en el diseño gráfico).
• Mejora de la comunicación y unión entre diseñadores (fomento del asociacionismo).
• Búsqueda del equilibrio entre la formación práctica y teórica

 

 

Fuente: Estudio Estratégico de la Federación Española de Entidades de Promoción de Diseño (FEEPD)

 

 

Sigue:

CENTRO BILBAO


FF

arriba