D

Conclusiones

   






F

arriba

 



La globalización de la actividad económica, el desarrollo de las nuevas tecnologías y la equiparación técnica, han dado lugar a un nuevo escenario para las empresas en el que conceptos como innovación y diferenciación han cobrado protagonismo.
Distinguirse se ha convertido en una necesidad para todo tipo de empresas, independientemente de los medios de que dispongan.

Hoy en día, la anticipación se ha convertido en un arma válida para hacer frente a la competencia. De hecho un alto porcentaje de las empresas de la Unión Europea son Pymes y se considera que son ellas las más innovadoras y no las firmas con grandes centros de investigación.

La realidad demuestra que la innovación se traduce la mayoría de las veces en una mejora continua de pible y difícil de copiar. existentes, y es ahí donde el diseño entra en juego, como factor que permite planificar y desarrollar propuestas más certeras.
Además esta disciplina no se limita solo a mejorar las características del producto en sí, sino que desarrolla el concepto de producto ampliado con la imagen, envase, embalaje, marca, puntos de venta, servicio postventa, con el fin de que cada uno de esos elementos exprese también las mejoras del producto y transmita un mensaje coherente con la identidad de la empresa, una impresión perceptible y difícil de copiar.

Hoy en día no basta con ofrecer productos competitivos basándose en el precio, el consumidor actual es mucho más exigente y tiene un concepto más amplio de la calidad (facilidad de uso, eficiencia, estética, seguridad, mantenimiento, respeto al entorno, ergonomía, comunicación), concepto de producto que, además, es permanentemente ampliado, como se ha indicado anteriormente.

El objetivo de la empresa debe ser el de proponer productos y serviciose apueste por la colaboración entre empresa y diseñadores, entendiendo que dos de las principales funciones de estos son: visualizar conceptos de los productos e ir definiendo, a través del proceso de diseño y en colaboración con otros departamentos de la empresa, la alternativa más adecuada y completa tanto para la compañía como para su mercado.

A pesar de ello, muchas organizaciones siguen sin considerar el diseño como un recurso importante para su funcionamiento o, más exactamente, siendo conscientes de ello, no dan el paso de incorporarlo en sus estrategias. En unos casos, por desconocimiento de los beneficios que aporta el diseño como una gestión planificada del producto; en otros porque la empresa y lunos medios de comunicación.


Para solventar el primero de los puntos, las administraciones publicas llevan a cabo distintas acciones que pretenden lograr la inserción industrial y cultural de esta disciplina. Para mejorar el entendimiento entre ambas partes se ha creado la figura del gestor de diseño, como interlocutor entre el diseñador y todas las áreas de la empresa implicadas en Ello hace pensar que en un futuro cercano esta disciplina se convertirá en algo esencial. el primero de los puntos, las administraciones publicas llevan a cabo distintas acciones que pretenden lograr la inserción industrial y cultural de esta disciplina. Para mejorar el entendimiento entre ambas partes se ha creado la figura del gestor de diseño, como interlocutor entre el diseñador y todas las áreas de la empresa implicadas en el desarrollo de productos: marketing, I+D, ingeniería, producción, logística, comercial, etc.

Es cierto que, hasta hace unos años, la economía industrial se desarrollaba sin necesidad de recurrir al diseño, sin embargo hoy en día ninguna empresa lanzaría un producto sin hacer un estudio previo de mercado, sin analizar la competencia, la distribución, etc., en resumen sin una mínima política de diseño. Ello hace pensar que en un futuro cercano esta disciplina se convertirá en algo esencial.


Evidentemente el diseño por si solo no es suficiente. Sin embargo una empresa que combina el diseño como factor de diferenciación, con innovación y alta tecnología, tiene grandes posibilidades de tener éxito en el mercado. De hecho muchos de los grandes logros comerciales de los últimos años proceden de empresas que han introducido el diseño en su estrategia.



Para cerrar esta charla quiero contarles dos anécdotas, una "mala" y una "buena".



La "mala":

En una feria de diseño en Alemania hace algún tiempo, un alto representante del ministerio de economía del land Baden Wurttemberg cerró su discurso de bienvenida, con el siguiente pronóstico: "... las empresas manufactureras que ignoran la importancia del diseño como instrumento de innovación en su estrategia competitiva, tendrán un difícil futuro en los mercados del siglo XXI ..." Alguien del público, aparentemente poco amigo de la administración del turno, le gritó: "Usted también tendrá un difícil futuro en el próximo gobierno...."

Meses más tarde, efectivamente cambió el gobierno de aquel land ...
en realidad, ambos tenían razón ....


La buena:

En una charla, hace unos diez años, un empresario vasco quién estaba a punto de cerrar su empresa por falta de ventas, me preguntó: ¿ Cuánto me cuesta innovar y diseñar mis productos ? Le devolví la pregunta: ¿ Cuánto cree usted que le cuesta el no innovar y no diseñar sus productos ?   

Dos meses más tarde este empresario me encargó el diseño de una silla de rueda y la reedición de sus catálogos y su papeleria comercial. En los años sucesivos me pidió rediseñar toda la gama de sus productos ortopédicos. Hoy en día esta empresa que hoy se llama SUNRISE MEDICAL, es líder absoluto de su sector en España y exporta gran parte de su producción a países de Europa y EEUU.

 


¡Gracias por su atención!

FF

arriba